LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mitad hombre mitad perro: la historia del brasilero que se transplantó la cara de un animal

BRASIL - Más allá de lo impresionante que parezca, hay solo una parte de la historia que es real. Las partes del animal son reales, fueron e...

lunes, 7 de diciembre de 2015

Refugiado sirio que vendía bolígrafos recibió 190.000 $ en donativos y ya tiene 3 empresas

La imagen del refugiado sirio Abdul Halim al Attar con su hija en brazos se volvió viral en las redes y dio la vuelta al mundo. En la foto el hombre aparecía vendiendo bolígrafos en Beirut con su hija durmiendo en sus brazos. 
Una campaña de ayuda logró recaudar 190.000 dólares en donativos, gracias a lo cual el refugiado ha creado tres negocios en los que emplea a otros solicitantes de asilo.

En medio del drama que viven los refugiados que abandonan su tierra para escapar de la guerra, la imagen de Abdul Halim al Attar, un sirio de 33 años que vendía bolígrafos en Beirut con su hija durmiendo en sus brazos, conmovió al mundo tras difundirse a través de Twitter.
El activista Gissur Simonarson anunció que trataría de encontrar al refugiado, para lo que creó la cuenta @BuyPensGracias. Gracias a una campaña de crowdfunding, el refugiado sirio obtuvo más de 190.000 dólares en donativos con los que ha abierto tres negocios en Beirut (una panadería, un pequeño restaurante y una tienda de kebab) en los que ha empleado a 16 refugiados sirios, informa 'The Independent'.Abdul Halim al Attar también ha donado 25.000 dólares a sus amigos y a sus familiares en Siria.

#buypens fue el nombre de la campaña lanzada en Twitter por usuarios de todo el mundo, después de que la foto de Abdul Halim al Attar saltara a las redes. "No sólo cambio mi vida, sino también la vida de mis hijos y la vida de las personas en Siria a quienes ayudé", reconoce el hombre.

Sin embargo, pese a todo este apoyo, al Attar reconoce que solo ha obtenido un 40% de los fondos de la campaña, después de las comisiones de PayPal y de IndieGoGo que fueron de un total de 20.000 dólares, aproximadamente. Pero no se queja, ya que -explica- está recibiendo muchos pedidos de pan fresco y kebab, su hijo fue a la escuela después de tres años de ausencia y los vecinos "sencillamente me respetan más".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.