Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies y basado en la politica de cookies de Google Adsense. Puede leerlo en el enlace a continuación

LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Una anciana de 101 años supera entre aplausos el coronavirus en Argentina

Irene Bindi, una anciana de 101 años, se convirtió en la noticia positiva del día en Argentina tras abandonar entre aplausos el Hospital Aer...

miércoles, 12 de agosto de 2020

Dejó la universidad con 19 años y ahora gana $ 5 millones en TikTok

La revista Forbes ha publicado una lista de las estrellas de TikTok mejor pagadas desde junio de 2019. La joven estadounidense Addison Rae Easterling, de 19 años, ocupa la primera posición con unos ingresos de 5 millones de dólares en un año, ganados gracias a sus videos de baile y sus 54,1 millones de seguidores en la plataforma.

Dejó la universidad con 19 años y ahora gana $ 5 millones en TikTok

Hace un año, Easterling entró la Universidad Estatal de Luisiana para estudiar periodismo. En otoño, su perfil de TikTok ya atraía a un millón de seguidores y empezó a hacer publicaciones pagadas con publicidad. Cuenta que otros estudiantes la reconocían en el campus y le pedían hacerse foto con ella. "Decían mi nombre cuando entraba a clase y era bastante alucinante", comentó la joven.

En diciembre, Easterling dejó la universidad y se mudó a Los Ángeles para desarrollar su carrera mediática. Junto a otras personas famosas por su actividad en redes sociales, formó el grupo creativo Hype House, lo que le ayudó a atraer aún más atención a su perfil.

Forbes revela que dos tercios de sus ingresos provienen de campañas con la marca deportiva Reebok y de los relojes Daniel Wellington.

En julio de este año, Easterling también se convirtió en la representante global de la marca de ropa American Eagle. Además, emite un 'podcast' en Spotify junto a su madre, Sheri Nicole, llamado 'Mama Knows Best' ('Mamá sabe mejor'), y lanzará la semana que viene su propia marca de cosméticos, Item Beauty. "TikTok fue lo que me llevó a donde estoy", resumió la joven.

RT

martes, 11 de agosto de 2020

Una adolescente tiene seis enormes pitones como mascotas

Chalwa, una adolescente de 14 años en Indonesia cumple sus rutinas rodeada de sus seis mascotas que no son perros, ni gatos, ni aves: se trata nada más y nada menos que seis enormes pitones.


La joven oriunda de la Provincia de Java en el país asiático se muestra en redes sociales junto a su hermano haciendo sus tareas cotidianas rodeada por los imponentes reptiles.

Según 
Contexto Tucumán, Chalwa cuida de las pitones desde que tiene cuatro años de edad y habría afirmado que no siente miedo (¡es evidente!) estar muy cerca de ellas.

Delirio, récord Guinness por mayor cifra de personas bailando salsa en línea

La compañía de música y danza colombiana Delirio logró el récord Guinness del "mayor número de videos de personas bailando la misma canción subidos a Facebook durante una hora" después de poner a bailar salsa a centenares de personas en un fiesta virtual en junio pasado, informó este viernes el grupo.


Fueron 343 videos publicados en la red social los que verificó Guinness World Records para entregarle a esta compañía de la ciudad colombiana de Cali el primer récord de este formato logrado en toda Latinoamérica.

Los participantes de "En Cali nos llaman baile", como se llamó el evento virtual, mostraron el 28 de junio sus destrezas bailando durante 20 segundos la emblemática canción "Cali Pachanguero", de autoría del fallecido músico y cantante colombiano Jairo Varela, fundador de la orquesta Grupo Niche.

"Hoy, tras varios días de investigación y análisis, el equipo de récords de Guinness World Records nombró oficialmente a Fundación Delirio como poseedor de este título de récord", anunció la compañía en un comunicado.

La producción del festival, en el que participaron más de 120.000 personas, tomó más de 10 semanas y contó con el trabajo de todo el equipo de la Fundación Delirio.

"La Fundación Delirio agradece a las más de 120.000 personas que se conectaron a esta gran fiesta virtual bailable, así como a las cerca de 5.000 que bailaron para hacer historia en el cumpleaños 484 de Cali, cuyo natalicio se celebra cada 25 de julio", manifestó la compañía.

La gerente sénior del equipo de manejo de récords de Guinness World Records en América Latina, Raquel Assis, destacó que aunque "fue un proceso largo de verificación", también "fue encantador mirar a cada uno de los participantes dando lo mejor, desde niños a personas mayores, bailando".

Delirio, que reúne bailarines, músicos y artistas circenses de todas las edades, ha realizado en sus 14 años más de 500 presentaciones gracias a un colectivo que integran 690 personas, cuatro escuelas de salsa, una escuela de circo, una orquesta, 25 patrocinadores y 200 artistas en escena.

"Estamos muy contentos y emocionados porque logramos una vez más demostrar que el baile es una de nuestras formas de comunicación. Nos propusimos batir un nuevo récord mundial y lo conseguimos", dijo la directora de la Fundación Delirio Andrea Buenaventura.

EFE / MV

viernes, 24 de julio de 2020

Murieron 13 monjas en un convento en apenas un mes por COVID-19

Doce monjas murieron en un convento en la localidad estadounidense de Livonia por COVID-19 en apenas un mes, entre el 10 de abril -Viernes Santo- y el 10 de mayo.

Murieron 13 monjas en un convento en apenas un mes por COVID-19

Las religiosas pertenecían al convento de las Hermanas Felicianas de esta ciudad y tenían entre 79 y 99 años. En los meses siguientes, otras 18 monjas contrajeron la enfermedad y una de ellas murió el 27 de junio convirtiéndose en la decimotercera víctima fatal.

"Todas vivían juntas, oraban juntas y trabajaban juntas", afirmó GSR. La hermana Mary Andrew Budinski, superiora del convento, declaró que el virus "se propagó como un incendio forestal".

A los visitantes se les prohibió la entrada al convento desde el pasado 14 de marzo pero el virus se propagó con rapidez después de que dos auxiliares de enfermería se contagiaran.

"Era el caso clásico de lo que escuchamos sobre el virus. Es vicioso y rápido", opinó la hermana Nancy.

"Tuvimos hermanas de más de 90 años que sobrevivieron y hermanas mucho más jóvenes que fueron", dijo por su parte la hermana Mary Serra Szalaszewicz.

Varias monjas pensaron que no iban a sobrevivir. Sor Mary Ann Smith, que tuvo el virus desde mediados de abril hasta finales de mayo, confesó que sufría tanto que hasta "rezaba para que el Señor la llevara".

Como muchas familias alrededor del mundo, les impactó el hecho de no poder despedirse de las víctimas de la enfermedad y quedarse con un duelo de alguna manera "trunco".

"La fe que compartimos con las hermanas mientras mueren, las oraciones que compartimos con las hermanas mientras mueren: nos perdimos todo eso. De alguna manera destrozó un poco nuestra vida de fe", dijo la hermana Joyce Marie Van de Vyver.

Todo Noticias

Un funeral para el caníbal de niños más famoso de Tailandia

Hasta hace poco su cadáver se exhibía en un museo forense de Bangkok, pero el caníbal y asesino de niños Si Uey Sae-Ung fue incinerado este jueves en un funeral seis décadas después de ser condenado y ejecutado, aunque algunos aseguran que fue un cabeza de turco.

Un funeral para el caníbal de niños más famoso de Tailandia. Foto: EFE

El funeral budista se celebró en el templo Phraek Tai, al norte de la capital tailandesa, en medio de una enorme atención mediática después de que el año pasado se pusiera en marcha una campaña para que se retirara la momia del museo por cuestiones humanitarias.

Decenas de personas, incluidos funcionarios de la prisión, vecinos de la aldea donde vivió el presunto asesino y periodistas, asistieron a las exequias y dejaron flores ante el féretro blanco con los restos de Si Uey antes de ser incinerado entre el rezo de varios monjes con túnicas anaranjadas.

Entre los asistentes se encontraban algunos habitantes de Thap Sakae, la aldea en el sur del país donde vivió un tiempo Si Uey, un inmigrante chino que se ganaba la vida como trabajador agrícola.

"Él no podía hablar o entender tailandés, pero yo le entendía (...). Solo nos sonreíamos cuando nos encontrábamos. Aparentemente parecía honesto y le gustaba sonreír", dijo a Efe Whipa Kitichotekul, una tailandesa de 83 años que coincidió con Si Uey en Thap Sakae.

"No lo conocía personalmente, pero en aquella época era contratado por los dueños de muchas granjas para recoger cocos o verdura. Estoy convencida de que es inocente", agregó la anciana, que vive entre la aldea sureña y Bangkok.

Si Uey fue detenido a principios de 1958 y, tras ser interrogado por la policía, confesó haber secuestrado y asesinado a seis niños para comerse sus órganos.

"La Policía arresta a un asesino de niños que arranca el corazón de sus víctimas y se bebe la sangre", reza el titular de "Phim Thai", un periódico de la época.

Según la versión oficial, Si Uey fue arrestado en Rayong, una provincia en el sureste del país, después de que Nawa Boonyakan le encontrara delante de una hoguera con escombros de la que sobresalía la pierna de su hijo Somboon, al que hacía horas que esperaba en casa.

De acuerdo con la Policía, Si Uey admitió haber matado a Somboon para comerse sus vísceras y hacer lo mismo con cinco menores más en otras provincias del país, para alivio de la policía que resolvía de una tacada los casos.

Finalmente, fue sentenciado a muerte solo por el asesinato de Somboon, pero ya se quedó con la fama de caníbal y asesino en serie.

La ejecución ante un pelotón de fusilamiento tuvo lugar el 17 de septiembre de 1959 y su cadáver, tras ser estudiado por los médicos forenses, fue conservado y expuesto en una vitrina en el museo del hospital Siriraj.
De la leyenda a la campaña a su favor

Con el tiempo su nombre se convirtió en leyenda y los padres tailandeses aún dicen a sus hijos: "no salgas de noche o vendrá Si Uey y te comerá el hígado".

Objeto de varias películas y libros, Si Uey fue reivindicado también como cabeza de turco por varios reportajes televisivos en los que arrojaron dudas sobre la investigación policial y los prejuicios contra la inmigración china.

El año pasado, 10.000 personas se sumaron a una campaña en Change.org para retirar el cadáver del museo e incinerarlo en una ceremonia religiosa, lo que fue apoyado por defensores de los derechos humanos.

El vicedecano de la Facultad de Medicina del Hospital Siriraj, Narit Kitnarong, afirmó no obstante que la exhibición de Si Uey tenía un valor pedagógico "para enseñar a los niños a tener cuidado, a no salir de noche de casa, y a aprender la manera correcta de comportarse".

Finalmente se ha sacado el cuerpo del museo y se le ha despedido con la presencia de funcionarios de prisiones que hasta han encendido velas, aunque no hay constancia de que las autoridades tengan intención de revisar el caso.

Puede que Si Uey fuera inocente después de todo, pero en Tailandia se ha convertido ya en el legendario "hombre del saco" que se lleva a los niños malos o descuidados.

Su nombre forma parte del infausto elenco de asesinos caníbales como el estadounidense Hamilton Howard "Albert" Fish, el alemán Joachim Kroll, la rusa Tamara Mitrafanovna Samsonova o el español Alberto Sánchez
EFE

Hasta los niños desayunaban vino: cómo ha cambiado nuestra relación con el alcohol

Hoy en día asociamos el vino y la cerveza sobre todo al fin de semana o a las noches, después de la jornada laboral. Nos sirven para acompañar una buena comida o tomar algo con los amigos. Pero hasta no hace tanto estas bebidas rivalizaban en Europa con el agua: se bebían a lo largo del día, incluyendo las mañanas, y lo hacían hombres, mujeres y niños. Eso sí, aunque suene contradictorio, se hacía evitando los excesos.

Hasta los niños desayunaban vino: cómo ha cambiado nuestra relación con el alcohol


El consumo de alcohol cada día y a cualquier hora era algo generalizado hasta bien entrado el siglo XVIII, como cuenta a Verne la historiadora Isabel Lugo, profesora de Historia de la Gastronomía en la Escuela de Turismo, Hostelería y Gastronomía de la Universidad de Barcelona y autora de En la mesa del César.

Las bebidas fermentadas, vino y cerveza, no tenían la misma consideración que tienen ahora, sino que se veían como un alimento más, recomendado incluso por médicos, como detalla la historiadora María Ángeles Pérez Samper. El vino en España y en el sur de Europa era “parte integrante de la alimentación, por su aporte calórico, complemento sustancial de la dieta, especialmente de las dietas más pobres”, escribe en su libro Comer y beber: una historia de la alimentación en España. Y se consideraba que desayunar con vino daba ánimo y energía. Lo mismo ocurría en el norte y centro de Europa con la cerveza.

Ya en la Edad Media, “el alcohol tenía la reputación de un santo -recoge Iain Gately en Drink: A Cultural History of Alcohol ("Beber: Una historia cultural del alcohol")-. No había ni receta médica ni comida completa completa sin él”. Gately cita en su libro a Arnau de Vilanova, médico valenciano del siglo XIII, que en su Liber de Vinis ("Libro del vino") decía que, en su justa medida, el vino era adecuado para cada edad, cada tiempo y cada región. Vilanova apuntaba que emborracharse de vez en cuando podía ser saludable, al ayudar a purgar el cuerpo de humores nocivos. Eso sí, no más de dos veces al mes.

La reputación de santidad llegaba incluso a los monasterios. Las normas de estos centros especificaban de cuánto vino podía disponer cada fraile: en su regla del siglo VI, San Benito habla de una hemina de vino al día, el equivalente a un cuarto de litro, aunque el abad podía aumentar las raciones según las necesidades, siempre velando por la moderación. De hecho, hay normas de monasterios que llegaron a los dos litros diarios.

Muchos monasterios tenían sus propios viñedos. Donde el clima no lo permitía, los monjes elaboraban cerveza. También las monjas. Según recoge Gately, en el siglo XII, santa Hildegarda de Bingen fue la primera en añadir lúpulo a la cerveza para aromatizarla y conservarla mejor. Hasta entonces no se parecía mucho a la que bebemos ahora. En Una borrachera cósmica, Mark Forsyth compara la cerveza previa a la introducción del lúpulo a una especie de sopa de cebada “con trozos dentro”. La única forma de que supiera bien era “aromatizándola con hierbas y especias”.
Un vino pasado por agua

Las botellas diarias de los monjes no eran extraordinarias: Lugo recuerda que no era raro beber entre dos y tres litros diarios de vino en España y cantidades similares de cerveza en el centro y norte de Europa. Pero hay que decir que se trataba de un vino diferente y que además se consumía de manera distinta a la actual.

De entrada, a menudo se tomaba rebajado con agua. Incluso a veces -quien podía y cuando podía- lo refrescaba con nieve, como ya hacían los griegos. Su consumo se espaciaba a lo largo del día, por lo que la gente no iba haciendo eses por la calle. Además, a menudo se tomaba mojando pan en él, por ejemplo, para desayunar. Esta era otra costumbre también de la Grecia clásica: su desayuno típico era el pan de cebada mojado en vino.

El vino en ocasiones se especiaba y aromatizaba, “como vino de rosas, de anís, de peras, de laurel, de salvia, de aguamiel”, escribe Pérez Samper. El mejor valorado era el tinto y se prefería joven, sobre todo porque se habían olvidado las técnicas de envejecimiento de griegos y romanos, y la bebida se conservaba mal y se picaba y agriaba pronto.

Gately habla en su libro de las exportaciones de vino de Burdeos a Inglaterra durante el siglo XIV, y explica que debido a la mala conservación en barriles de madera, estos vinos ya eran vinagre “antes de llegar a su segundo cumpleaños”. Era un vino sin cuerpo, casi rosado, “que se podía volver ácido en cualquier momento”.

Aun así, el comercio y consumo era inmenso: las exportaciones de vino de Burdeos a Inglaterra de ese siglo no se superaron hasta los años veinte del siglo pasado. Y eso que la mayor parte de la población inglesa bebía cerveza, como escribe este autor: “Hombres, mujeres y niños bebían cerveza para desayunar, a mediodía y antes de irse a la cama por la noche”.

Por supuesto, aunque se considerara un alimento y a menudo se comiera con pan, también se bebía en tabernas y se usaba como excusa para socializar. Estos locales tenían mala fama, ya que en ellos se perdía el tiempo, se apostaba y se bebía hasta la embriaguez. Que el vino se viera con buenos ojos no quiere decir que se aprobaran los excesos ni que dejara de verse la templanza y la moderación como una virtud. Por no hablar de que las tabernas abrían los domingos por la mañana y muchos se perdían la misa por pedir otra ronda.
La mala fama del agua

El vino no solo se bebía a diario porque se considerara un alimento. También tenía que ver la mala reputación del agua: esta bebida no siempre estaba en buenas condiciones y podía transmitir enfermedades. Y cuando se podía beber sin riesgo, su sabor no siempre era agradable. Pérez Samper recuerda que Carlos I y Felipe II, cuando tenían la Corte en Madrid, se hacían traer el agua de la fuente del Berro, famosa por su calidad. Pero la mayor parte de la población no podía escoger pozo, fuente o río. Por supuesto, se bebía agua cada día, y había abstemios y críticos del alcohol. Pero en ocasiones resultaba más seguro tomar algo de vino, que además se valoraba por “sus cualidades energéticas, higiénicas y euforizantes”.

Lo que apenas se bebía era leche: era más fácil conservarla, transportarla y venderla en forma de queso o mantequilla. Otras bebidas solo tenían implantación regional, como la sidra asturiana, o tenían demasiado alcohol como para beberse a menudo, como los primeros licores y aguardientes, que empiezan a destilarse a finales de la Edad Media.

En España, el consumo de cerveza era minoritario y la bebida no era de muy buena calidad. Pero la había. Pérez Samper cuenta que Carlos I, educado en los Países Bajos, se trajo a nuestro país a maestros cerveceros y la puso de moda en la Corte. Pero como bebida popular, explica la historiadora, no comenzó a asentarse hasta el siglo XIX y, sobre todo, a mediados del XX.


viernes, 17 de julio de 2020

Ataúdes de cartón para enterrar a los más pobres en Santa Cruz, Bolivia

Las familias más pobres de la ciudad boliviana de Santa Cruz, la mayor y la más afectada por la COVID-19 en el país, dan el último adiós a sus seres queridos fallecidos por la enfermedad en ataúdes de cartón, un apoyo del municipio frente a los elevados costes de los servicios funerarios.

Ataúdes de cartón para enterrar a los más pobres en Santa Cruz, Bolivia

Enterrar o cremar a un difunto por COVID-19 se ha vuelto casi un lujo, ya que el coste mínimo que cobran actualmente las funerarias en Santa Cruz, una ciudad con más de millón y medio de habitantes, es de unos 1.000 dólares.

Ante estos "cobros excesivos", la Alcaldía cruceña contrató una empresa que elaboraba cajones para empacar fruta y ahora fabrica "cofres ecológicos" que se entregan gratuitamente a las familias más necesitadas para despedir a sus difuntos víctimas de la COVID-19.

"La ayuda que estamos brindando es para aquellas familias que de verdad lo necesitan y viven en situaciones difíciles y peor con un difunto es más complicado", dijo a Efe el director de Cementerios de la Alcaldía cruceña, Ronald Romero.

Los féretros son sencillos, sin asas ni adornos, como los cajones de cartón con tapa, aunque tienen la forma de un ataúd convencional de madera.

Los ataúdes son "ecológicos", de "fácil combustión" en el horno crematorio y aguantan un peso máximo de entre 100 a 120 kilos, señaló Romero.

Además de los ataúdes, el municipio también brinda a estas familias un servicio gratuito de traslado del difunto hasta el cementerio o crematorio, indicó el funcionario.

"Al momento de autorizar la orden de entierro o cremación, nosotros hablamos directamente con la familia, se le explica que el servicio es gratuito y se coordina", explicó.

Para esta tarea, la Alcaldía habilitó dos unidades que "van y recogen a los difuntos de los domicilios, hospitales o la morgue, donde se encuentren", según Romero.

Hasta el momento alrededor de un centenar de familias han accedido a este servicio municipal.

Con unos once millones de habitantes, Bolivia reporta 1.942 decesos y 52.218 casos confirmados de la COVID-19, según los más recientes datos oficiales.

Santa Cruz, la región más poblada con más de tres millones de habitantes, es de lejos la que más casos presenta, con 756 fallecidos y 26.671 positivos confirmados, más de la mitad del total nacional.

La pandemia presenta una curva en el país con una tendencia ascendente y el Gobierno interino de Bolivia mantiene que el pico está aún por llegar, pues estima que se alcanzará entre finales de agosto y comienzos de septiembre.

EFE / MV

Perdió medio dedo por una bacteria “comecarne” luego de lavar mariscos

Un hombre en Singapur perdió la mitad de su dedo índice tras contagiarse por una bacteria "comecarne" mientras lavaba unos mariscos

Lavaba mariscos, se infectó con una bacteria "comecarne" y perdió ...

Según Contexto Tucumán, el hombre lavaba unos mariscos recién comprados en el supermercado y se pinchó el dedo con el caparazón de uno de ellos, hecho al que no prestó mucha atención.

Al día siguiente presentó fiebre y el dedo estaba inflamado y ennegrecido: el hombre había sido contagiado por fascitis necrotizante. Dicha bacteria "comecarne" consume los tejidos y puede ser mortal.

El hombre sobrevivió tras pasar dos días en terapia intensiva y perder medio dedo índice derecho.