LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mitad hombre mitad perro: la historia del brasilero que se transplantó la cara de un animal

BRASIL - Más allá de lo impresionante que parezca, hay solo una parte de la historia que es real. Las partes del animal son reales, fueron e...

sábado, 10 de junio de 2017

Joven de 14 años junto a su novio mata a su madre y su hermana por celos

Después del asesinato, los jóvenes planeaban suicidarse, pero prefirieron quedarse en casa teniendo sexo, viendo películas y comiendo helados.



Hace un año la sociedad británica quedó estremecida por el brutal crimen cometido por una pareja de adolescentes de tan solo 14 años.

Elizabeth Edwards, de 49 años, y su hija Katie de 13 años, fueron asesinadas mientras dormían en su propia casa en la ciudad de Lincolnshire (Reino Unido), pero, debido a la edad de los asesinos, solo ahora la Policía local ha podido revelar sus nombres y los detalles del crimen. Resultaron ser la hija mayor de la víctima, Kim Edwards, y su novio Lucas Markham, informa el periódico 'The Daily Mail'.

Las fuerzas de seguridad también han reportado que el motivo del crimen fueron los celos y rivalidades entre hermanas. Durante los interrogatorios Kim ha afirmado que su madre amaba más a su hermana menor y la trataba "como a un ángel". La colegiala, que ahora tiene 15 años, también tenía "rencor" a su madre por golpearla en la cara en un parque de caravanas cuando tenía solo ocho años de edad.

Por primera vez la joven empezó a planear el asesinato fue después de que su madre le dijera que iba a terminar como su "desgraciado padre", Peter Edwards, quien fue descrito en la corte como un "drogadicto abusivo". Además la madre rechazaba enérgicamente la "relación tóxica" de su hija con Markham y le advertía que el chico era como su padre.



Sexo y helados en vez del suicidio

No obstante, Kim solo fue la autora intelectual del asesinato, mientras fue su novio quien apuñaló hasta la muerte a su madre y estranguló a su hermana.

De acuerdo con los planes, después del asesinato, los jóvenes tenían que suicidarse, tomando pastillas con gran cantidad de alcohol, pero por algún motivo no lo hicieron. Las siguientes 36 horas la pareja se la pasó en la misma casa, donde tuvieron sexo, compartieron baño, vieron películas de vampiros de la saga 'Crepúsculo', comiendo pasteles y helados.

Fueron arrestados por los agentes de la Policía local en el mismo lugar del crimen y no mostraron ningún tipo de nervios o arrepentimiento durante la detención. Al contrario, la joven asesina ha confesado que se deshizo del mayor problema que le hacía sentir deprimida: su madre.

Ambos han sido declarados culpables del doble asesinato y recibieron cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional después de 17,5 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.