LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Grupo de caníbales se entregó a la policía: “Estoy cansado de comer carne humana”

SUDÁFRICA  - La pesadilla sucedió al noreste Durban, Sudáfrica, cuando un hombre se entregó a la policía, alegando “Me entrego porque estoy ...

sábado, 10 de septiembre de 2016

Joven se fractura la columna en Tailandia huyendo de su violador

Una joven neoyorquina se fracturó la columna en Tailandia al caer de un acantilado mientras huía de un violador, que siguió abusando de ella después de la caída.


Hannah Gavios. Foto de Facebook.

Hannah Gavios, de 23 años, se encuentra paralizada de la cintura para abajo en un hospital en Bangkok, la capital tailandesa. Se desconoce si el efecto de la caída será temporal o permanente.

“Realmente pensé que iba a morir”, le contó Gavios al diario británico ‘The Daily Mail’.“Estaba oscuro alrededor de las 11 p.m. y la única manera de volver a mi alojamiento era cruzando los acantilados”.

Un día después de llegar a Tailandia, Gavios se perdió en la playa Railay, en la localidad de Krabi, y buscó ayuda en una tienda local de turismo. Un empleado se ofreció a ayudarla a volver a su hotel, pero en cambio la llevó a una montaña donde la atacó.

Gavios, que había estado enseñando inglés en Vietnam, no se dejó llevar por el instinto. Dijo que el hombre no le causó buena impresión pero aceptó su ofrecimiento porque estaba cansada después de 16 horas de viaje.

“Mientras caminábamos, me agarró y me tenía la mano hacia abajo y trató de quitarme la ropa”.

La mujer se resistió enérgicamente, mordiéndole una oreja al hombre. Luego salió corriendo en la oscuridad y cayó accidentalmente por el acantilado.

“Todo estaba negro y antes de darme cuenta, estaba en el aire cayendo por un precipicio. Sinceramente pensaba que no sobreviviría ”, dijo. “Me golpeé la cabeza un par de veces y aterricé con un gran bache. Estaba gritando de dolor. Fue cada vez más doloroso. Me sentía como un vegetal total. Me sentía completamente vulnerable. No podía mover nada”, recordó Gavios.

Su atacante, que ha sido identificado como Apai Ruengvorn, de 28 años de edad, bajó por el acantilado y se masturbó mientras ella yacía adolorida. La joven le rogó que pidiera ayuda, y él llamó a alguien que no acudió.

Afortunadamente el hombre tuvo remordimientos, se marchó y regresó con personas que la sacaron del lugar. Su agresor confesó el delito a la policía, que le hizo reconstruir los hechos.

Quienes conocen a la joven la consideran muy experimentada y fuerte.

Ha enseñado inglés a las personas en Chiang Mai, Tailandia y la provincia de Lao Cai de Vietnam.

Gavios se recupera con sus padres al lado, luego que estos viajaron para estar con ella. Y espera poder regresar a Vietnam a enseñar.

Su agresor, en tanto, podría pasar entre 5 y 10 años en la cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.