LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mitad hombre mitad perro: la historia del brasilero que se transplantó la cara de un animal

BRASIL - Más allá de lo impresionante que parezca, hay solo una parte de la historia que es real. Las partes del animal son reales, fueron e...

martes, 10 de noviembre de 2015

Desapareció hace 20 años y lo encontraron viviendo como ermitaño

Se llama Carlos Sánchez Ortiz De Salazar. Nació en Bilbao(España), es médico, y la Justicia española lo declaró oficialmente muerto el 23 de abril de 2010, después de casi 20 años desaparecido.
Tenía problemas psicológicos y con 26 años se esfumó de casa de sus padres en Sevilla sin dejar rastro. Nadie lo volvió a ver. Hasta hace unos días, cuando dos recolectores de hongos se lo encontraron en una tienda de campaña en la parte más inaccesible de la Maremma, uno de los bosques más frondosos de Toscana(Italia).

Las primeras palabras de Carlos al ser descubierto viviendo “como un buen salvaje” en la naturaleza fueron: “Soy español, me llamo Carlos y vivo aquí desde hace veinte años. Me habéis reconocido y ahora tengo que escapar”, les habría dicho a sus interlocutores, mostrando un pasaporte que los recolectores pudieron fotografiar.

Gracias a esa fotografía, y preocupados por su salud mental, iniciaron una búsqueda en Internet para localizar a sus familiares.


Murió hace veinte años, vivió como un ermitaño escondido en el bosque
La organización Penélope, una ONG italiana que se encarga de buscar a personas desaparecidas, se puso en contacto con SOS Desaparecidos. Y a partir de esa colaboración, consiguieron rastrear el misterio. Supieron que Carlos huyó de casa en 1996, después de una gran depresión.

Lo primero que hicieron fue contactar a los padres. “Cuando les enseñaron la fotografía del hijo desaparecido desde hace veinte años y que vivía como un eremita en el bosque, su padre y su madre se echaron a llorar”,explicó un diario.

Los padres, acompañados de los voluntarios de la organización Penélope, llegaron a Italia. Carlos, de 68 años, y Asunta, de 65, tenían la esperanza de encontrar a su hijo en el bosque, pero fue en vano localizarlo, ya que el ermitaño volvió a desaparecer.

Fuente: El confidencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.