LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mitad hombre mitad perro: la historia del brasilero que se transplantó la cara de un animal

BRASIL - Más allá de lo impresionante que parezca, hay solo una parte de la historia que es real. Las partes del animal son reales, fueron e...

miércoles, 7 de octubre de 2015

Mujer tiene sexo con niño y se salva por ser inmadura y él, muy "maduro"

Una niñera inglesa de 21 años que abusó sexualmente del menor de 11 al que estaba cuidando se ha librado de la cárcel tras un polémico juicio. El padre del menor declaró que su hijo no estaba para nada afectado por la experiencia.
Todo lo contrario: el niño consideraba el incidente como “una muesca en su cinturón” (literalmente ‘notch on his belt’, una frase hecha para presumir de un logro).

El padre también había reconocido durante el juicio que la mujer era inmadura. La conocía bien, pues había mantenido una relación sexual con ella en el pasado. El juez reconoció que este testimonio resultó decisivo para librarla de la cárcel.

Una marca en el cuello

Los hechos sucedieron el 30 de noviembre de 2014 en Swindon, una ciudad al sur de Inglaterra de unos 150.000 habitantes. El padre pidió a Jade Hatt que cuidara a su hijo aquel día.

Según explicó a la prensa local la fiscal, Hannah Squire, la chica ya había cuidado del niño otras seis veces antes. El chico no había ido a la escuela y estaba en la cama. Cuando a las 11.30 se presentó Jade Hatt, se desnudó, desnudó al niño, y completó el acto con el consentimiento del menor.

Cuando el padre volvió a casa, notó que el muchacho tenía la marca de un beso apasionado en el cuello. Sospechó y tras revisar el teléfono de la mujer, comprendió lo que había pasado. Llamó a la policía, que arrestó a Hatt.

Ella se declaró culpable de haber mantenido actividad sexual con un menor. En su defensa, alegó que pensaba que tenía 15 años, porque esa era la edad que niño le había dicho que tenía.

El padre dijo al tribunal que había informado previamente a la mujer de que su hijo tenía tan solo 11 años. Pero reconoció que el menor aparenta más edad de la que realmente tiene.

Una muesca en su cinturón

El padre también declaró que su hijo “está loco por el sexo” y que “se quedó satisfecho de la experiencia porque, en cierto sentido, la veía como un logro (una muesca en su cinturón) y que no se sentía para nada afectado”.

Según informó la fiscal, la mujer afirmó en la sala haber disfrutado el encuentro, que sólo duró 45 segundos. El menor confesó no haber disfrutado porque “sabía que estaba haciendo algo incorrecto”.

El abogado de la joven, Rob Ross, trató de demostrar durante su alegato que Jade Hatt no tiene la madurez que se le supone a una persona de 20 años. Informó al tribunal que pasó una etapa dura en su infancia. Desde los 5 a los 7 años estuvo ingresada en un hospital luchando contra la leucemia. Además, recordó que fue completamente sincera con la policía en el momento de su detención.

Una sentencia polémica

El juez, Tim Mousley, consideró que se trataba de un caso excepcional que permitía no ser riguroso en la aplicación de la ley.

“Está claro que él era un chico de 11 años maduro y ella una chica de 20 años inmadura, de forma que se estrecha la diferencia de edad que hay entre los dos”, sentenció.

Finalmente impuso una pena de seis meses de cárcel, cuya ejecución fue suspendida, con una supervisión de dos años. Además, Jade Hatt tendrá que figurar en un registro de agresores sexuales durante siete años. También le prohibió tener contacto con menores sin supervisión, durante dos años.

Críticas de las asociaciones de víctimas

Las asociaciones de víctimas del Reino Unido han criticado duramente la sentencia, calificándola de “profundamente preocupante”. Además, se preguntó qué hubiera pasado si el menor hubiera sido una niña, y el adulto, un hombre.

Un portavoz dijo: “Los comentarios del juez en este caso mandan un mensaje completamente equivocado. Confirma una opinión muy extendida: que el abuso de un chico por una mujer es menos grave que el abuso de una chica a manos de un hombre”.

Según este portavoz, la pena que recibió Jade Hatt fue muy leve. “Habría que preguntarse si, en similares circunstancias, un hombre habría sido tratado de la misma forma”. Critica que la voz del menor parece opacada por los comentarios del padre y recuerda que los efectos del abuso sexual duran toda la vida.

Fuente: la Informacion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.