LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mitad hombre mitad perro: la historia del brasilero que se transplantó la cara de un animal

BRASIL - Más allá de lo impresionante que parezca, hay solo una parte de la historia que es real. Las partes del animal son reales, fueron e...

martes, 30 de abril de 2013

La increíble historia de una correntina: pasó 13 años en la cárcel por un crimen que no existió



Después de haber pasado casi trece años en la cárcel, una mujer fue liberada al comprobarse que la habían condenado por error, ya que era inocente porque el crimen por el que la habían acusado y condenado no había existido. María del Carmen Viera ahora tiene 40 años y recién la liberaron el viernes. Ahora quiere estudiar Derecho y especializarse en Criminalística.

La terrible historia ocurrió en Paso de los Libres, provincia de Corrientes. En 2000 a Viera la condenaron por el asesinato de su hijo recién nacido. Pero una autopsia reciente reveló que el bebé había muerto antes de nacer y que la mujer no había tenido ninguna responsabilidad en el hecho.
Según publicó hoy el diario MUY, en 1999, durante un parto realizado en condiciones precarias, la mujer tuvo a ese bebé que nació muerto. Pero según el informe original se afirmó que el chico había fallecido por asfixia. Entonces, la Cámara de Casación Penal de Paso de los Libres, sumada a la negligencia de los médicos, supuso que ella había estrangulado a su hijo y la condenó a 40 años de prisión por homicidio calificado.
Así, el 4 de agosto de 2000, la mujer fue llevada a la Unidad Penal 3 de Corrientes, donde empezó a cumplir su pena.
Sin embargo, hace cuatro años la causa se reabrió porque se presumían irregularidades. Se ordenó una nueva autopsia del bebé, que se hizo en 2012, y allí se descubrió que el nene se ahogó dentro de la panza de su mamá y ya nació muerto. Eso determinó que quedara libre, algo que se cumplió recién el viernes último.A pesar de la pesadilla vivida, María del Carmen Viera (quien tiene otros cuatro hijos) dijo que los años que pasó en la cárcel, le fueron últiles y encontró cosas positivas. "No puedo quejarme de nada, me trataron bien y me ayudaron a terminar mis estudios", dijo. Es que dentro del penal funciona el Instituto Pelletier, una entidad gestionada por monjas, que ayuda a las detenidas a a prender oficios.
"Yo me recibí de técnica en Cocina y Repostería y también aprendí computación", dijo. Y agregó: "Ingresé como una hoja en blanco y ahora salgo sabiendo cosas que me van a servir para más adelante". Después explicó su deseo de estudiar Derecho.

Fuente: clarin.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.