LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Se disfrazó de su hermana por 20 años para que su madre no sepa que estaba muerta

El caso de este hombre conmovió al mundo entero CHINA - Un hombre se disfrazó de su hermana por más de 20 años por una noble causa. Todo por...

jueves, 28 de mayo de 2015

El caso del niño que nació con 24 dedos entre manos y pies

El pequeño ya se convirtió en una estrella viral con apenas seis meses de vida gracias al exceso de dígitos. ¿Será el próximo prodigio del piano?
Un niño de Leeds, en el Reino Unido, dejó sorprendidos a los médicos y a sus padres por igual tras llegar a este mundo con seis dedos en cada mano e igual cantidad en cada pie. En total, el chico tiene 24 dígitos, lo que constituye una de las rarezas de la ciencia.

Rachel Hendry, de 24 años, dio a luz a su hijo Jacob en noviembre del año pasado tras un embarazo sin complicaciones ni sobresaltos, según le contó al sitio Daily Mirror. Pero el pequeño nació con un defecto cardíaco (un soplo), un problema en la visión y el increíble número de 24 dedos.

Hendry y el padre de Jacob, John Duffy, de 28 años, nunca imaginaron los desafíos que su hijo tendrá que afrontar, ya que el niño padece cataratas, coloboma (malformación del iris del ojo), nistagmo (movimiento involuntario e incontrolable de los ojos) y microftalmia en el ojo izquierdo, por lo que es de menor tamaño que el derecho.

Pero si los ojos de Jacob le darán problemas a lo largo de su vida, sus dedos extra, uno por cada extremidad, no tendrían por qué impactar negativamente en su salud. El niño tiene dos pulgares extra que incluso tienen una falange de más, por lo que puede moverlos mejor.

"Al principio nos reímos un poco de sus dedos y bromeamos con que iba a ser un gran pianista, pero obviamente nos dimos cuenta en seguida de que esto es muy serio", explicó Rachel. Por ahora, el problema más urgente que enfrentan los padres de Jacob es su correcta alimentación, ya que el pequeño es alérgico a la leche.

Con el tiempo, los médicos podrían amputarle los dedos extra al pequeño. "Ellos quieren esperar hasta que cumpla el año por la anestesia, pero uno de los dedos gordos de su pie está como suelto y le podría molestar para caminar", convino la mujer.

"De hecho, a mí me gustan los dedos extras y en realidad no quisiera que los cirujanos se los extirpen, pero los chicos son crueles y no podría mandarlo al colegio así", aseguró la madre de Jacob.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.