LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Fue a una funeraria abandonada: se llevó la peor sorpresa al entrar

El macabro hallazgo se viralizó en las redes sociales ESTADOS UNIDOS - Un hombre fue a una funeraria abandonada y se llevó una sorpresa t...

lunes, 3 de octubre de 2016

Sentencia respalda a un padre que no quiere mantener a su hijo de 24 años

Un juez de Zaragoza ha fallado en favor de un padre que había solicitado dejar de mantener a su hijo de 24 años, que ni estudia ni trabaja. 

Con la sentencia en la mano, el progenitor ya puede dejar de sentirse obligado a mantener a su vástago. El hombre había solicitado la medida porque se encuentra en paro desde hace meses.

Por su parte, el joven no realiza ninguna tarea productiva. El magistrado señala en su auto que que ya tiene la suficiente edad como para trabajar o como para retomar los estudios, algo que no solo no hace, sino que no tiene ni el más mínimo interés de realizar.


Según se puede leer en la sentencia, tal y como recoge La Información “quien no ha tenido interés en formarse ni tampoco en trabajar no puede ampararse en la obligación de los progenitores, en este caso del padre, de mantenerlo de forma indefinida”. El juez argumenta que si el padre siguiera pagando la pensión, estaría generando una especie de parasitismo en su descendiente, y que éste jamás alcanzaría la independencia económica.

En los últimos años, el joven solo ha emprendido un proyecto, y con escaso éxito: desde hace dos años ‘intenta’ sacarse el carnet de conducir, algo que todavía no ha logrado. En los últimos tiempos, el padre, que está divorciado, estaba obligado a pagar una pensión de 315 euros mensuales a su hijo. Este dinero era utilizado por el joven para pagarse sus gastos. El juez considera ahora que esa cantidad lo único que ha conseguido es que el joven se convierta en un vago y en un conformista.

El fenómeno nini es especialmente dañino en España. Según los últimos datos de Eurostat hechos públicos el lunes 11 de junio de 2012 referidos a 2011, España es uno de los países de Europa con más jóvenes de 18 a 24 años que ni estudian ni trabajan. En esa encuesta se pinta un panorama desolador: 800.000 jóvenes, un 23,1 % del total, se encuentra en esa situación.

La crisis no ha hecho más que agravar este problema, y en los juzgados se multiplican las demandas de padres que solicitan ayuda para dejar de mantener a sus hijos. Estos casos se dan sobre todo en parejas divorciadas, que ven como sus vástagos de veinte años de edad o más viven de sus pagos mensuales y no dan un palo al agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.