LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Se disfrazó de su hermana por 20 años para que su madre no sepa que estaba muerta

El caso de este hombre conmovió al mundo entero CHINA - Un hombre se disfrazó de su hermana por más de 20 años por una noble causa. Todo por...

miércoles, 8 de junio de 2016

Puso a prueba la fidelidad de su prometido y terminó sorprendida

Para algunas personas, es necesario poner a prueba el amor que reciben de su pareja. Y con el fin de lograrlo, existen muchas maneras.

En Internet circula desde hace tiempo, aunque con ciertas variaciones, la historia de una mujer que encontró una peculiar manera de comprobar la fidelidad de su prometido. No se saben sus nombres ni su origen, pero sí el curioso resultado.


Una mujer se llevó una sorpresa en casa de su prometido. Foto: Getty Images

La mujer pensó que una manera de lograrlo podría ser entregándole una carta en la cual le confesara su decisión por terminar el noviazgo. Era una mentira, pero ella quería saber cómo actuaría él.

Y para que la respuesta del hombre fuera mucho más auténtica, la chica decidió algo arriesgado. Aprovechó que no estaba en casa, entró a su habitación, colocó la carta sobre el escritorio y se metió debajo de la cama para esperar a que su prometido llegara y escuchar por sí misma la reacción.

Desde abajo, pudo verle sus pies cuando él entró al cuarto, se acercó al escritorio y abrió la carta. Después de leerla en silencio, el hombre se comportó completamente normal. De hecho, comenzó a silbar y hasta hizo una llamada.

Lo que ella le escuchó decir al teléfono la dejó devastada. “Hola cariño, iré para allá. La tonta finalmente comprendió que la engañaba. Me ha dejado. ¡Qué error más grande ha sido esa relación! Estoy feliz de haberme librado de ella. Desearía haberte conocido antes. ¡Nos vemos pronto!”, decía el joven por el teléfono”.

Enseguida, el hombre se miró al espejo, escribió una nota, tomó su billetera y salió de la habitación. La mujer entonces salió de la cama y se cubrió el rostro con las manos. Poner a prueba su relación había sido arriesgado, pero al menos ahora sabía la historia completa.

Y justo cuando estaba dispuesta a salir de la habitación, la chica notó que había una segunda nota en el escritorio.

“Eres muy divertida. La próxima vez que quieras hacerme una broma así, asegúrate deque tus pies no queden fuera de la cama. Sólo he ido a la tienda a comprar pan. Nos vemos pronto, mi amor”.

La chica quedó muy avergonzada, pero al mismo tiempo se sintió tranquila al saber que solo se trataba de una broma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.