LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mujer descubre que su novio le era infiel con su perro

Reviso el teléfono celular de su novio, no encontró llamadas ni fotos de otras de mujeres. Pero la sorpresa fue aún mayor, descubrió un vide...

lunes, 21 de octubre de 2013

Macabro experimento de los Estados Unidos

El Gobierno logró manipular los cerebros de los seres humanos con el fin de manejar sus creencias religiosas

EE.UU.- El Gobierno de Estados Unidos
generó conmoción mundial al confirmar un macabro experimento que trata de utilizar tecnología avanzada para cambiar las creencias religiosas de los "extremistas", según un reportaje del periodista de investigación Ben Swan. 

Ante esta afirmación, el periodista subraya la importancia de definir primero ¿qué considera el Gobierno como "extremista religioso"? Como el propio autor afirma haber documentado en diversas ocasiones, los conservadores, disidentes políticos, activistas del Tea Party y los cristianos evangélicos son considerados como "extremistas" en varios informes del Gobierno estadounidense.

Un documento filtrado de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados del Pentágono (DARPA), revela que Estados Unidos está llevando a cabo un proyecto secreto de control mental cuyo objetivo es interrumpir y controlar a distancia las creencias religiosas de las personas mediante el empleo de una técnica denominada 'Estimulación Magnética Transcraneal' (TMS, por sus siglas en inglés), según documenta Swan basándose en la entrevista que mantuvo con un informante anónimo que participa en dicho proyecto.

La investigación se titula 'Hacia Perturbadores narrativas e inductores: Mapeo de las redes de comprensión narrativa sus efectos persuasivos'. El objetivo es, mediante la colocación de un gran imán en el cerebro, “alterar selectivamente aspectos de la estructura narrativa y las funciones del cerebro a través de la estimulación magnética transcraneal (TMS) para inducir o alterar las características seleccionadas de procesamiento de narrativa".

El documento publicado por la DARPA explica que el grupo de investigación determina primero qué partes del cerebro están asociadas con el razonamiento cognitivo y la comprensión narrativa. Una vez determinadas, se procede a la interrupción de ciertas partes del cerebro, lo que permite mejorar los mensajes de persuasión para que las personas hagan cosas que normalmente no harían y crean cosas que normalmente no creerían.


Fuente: El intransigente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.