LA NOTICIA MAS LEÍDA DE LA SEMANA

Mujer descubre que su novio le era infiel con su perro

Reviso el teléfono celular de su novio, no encontró llamadas ni fotos de otras de mujeres. Pero la sorpresa fue aún mayor, descubrió un vide...

miércoles, 9 de enero de 2013

Una embarazada recibe un piropo y un descuento en la cuenta de un restaurante

Un hombre y su esposa embarazada fueron junto a su hijo de 2 años a comer a un restaurante de la cadena Red Robin en Apex, Carolina del Norte. Al recibir la cuenta, se llevaron una agradable sorpresa: el encargado del establecimiento les había hecho un descuento de 11,50 dólares junto al mensaje "Mom 2 bee Good Luc" que viene a significar “Futura mamá, buena suerte”.

El encargado de este popular establecimiento en EEUU había estado bromeando con Amie sobre que esa podría ser su última comida antes de dar a luz, pero “cuando recibimos la cuenta no nos dijo nada sobre ello”, declaró Jason Sivon, el agradecido marido. “Ya estábamos contentos con el servicio, pero esta acción nos impresionó mucho. Miré a mi esposa y le dije que íbamos a venir por aquí más a menudo”, contaba satisfecho.
Pero lo cierto es que este tipo de acción no es exclusiva de Charles Vann, el encargado del establecimiento de Asex que lleva trabajando para Red Robin desde hace 7 años. “Este tipo de actos aleatorios de bondad en nuestros restaurantes son parte de nuestra cultura”, aseguró Kevin Caulfield, portavoz de Red Robin.
"Los miembros de nuestro equipo, día tras día, realizan estos actos al azar", dijo. "Pueden hacer cosas especiales para nuestros clientes cuando quieran y de ese modo hacerles que pasen un gran día".La tradición se remonta a la fundación de la empresa, en 1969, y ahora es parte de su filosofía, pero no es algo que demanden obligatoriamente a sus más de 30.000 empleados. La compañía tiene incluso una sección llamada “Hechos descontrolados” en su página web dedicada a los miles de correos electrónicos, llamadas telefónicas, cartas y comentarios que reciben cada año de sus clientes para agradecer los actos de bondad que han vivido en sus restaurantes. Se pueden encontrar desde empleados que rebuscaron en la basura para encontrar una tarjeta de crédito perdida hasta los que recolectaron 300 dólares para reponer el dinero que había sido robado de una cartera, pasando por los empleados que hicieron realidad el sueño de una niña de cuatro años de edad: ser camarera por un día.
Ahora Amie, Jason y su pequeño aparecen también en la web. Y puede que no sea la última vez, ya que volvieron a cenar al restaurante, esta vez acompañados de su recién nacida. “El mismo encargado estaba de guardia, así que pudimos ir a darle las gracias y presentarle a nuestra nueva hija”.

Fuente: yahoo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios ofensivos, discriminatorios o racistas. Serán moderados. Gracias por su opinión.